jueves, 26 de junio de 2014

TARTA SACHER II


Llegó el verano y con él la época con la que sueño el resto del año.

En estos meses, el cambio de vida para mi es grande
 y una de las actividades a las que también le daré vacaciones, será al blog.

 Por ello, me despido de tod@as vosotr@s con una nueva receta de la Tarta Sacher.

 La primera que publiqué (ver receta), lo hice después de haberla probado en Viena
 y de traerme un libro de recetas típicas esa hermosa ciudad.

 Aunque no hay grandes diferencias entre una y otra, si puedo decir que la que más se parece a la vienesa
 es la publicada anteriormente, puesto que están más equilibradas las cantidades de huevos
 con el resto de ingredientes, y no lleva la almendra molida, como en este caso
 y en tantos otros que he visto en diversos libros de cocina.

 De todos modos, tanto una como otra, son un auténtico regalo para el paladar,
 de modo que este es el regalo que os puedo ofrecer desde este espacio,
 y lo hago con agradecimiento hacia tod@s l@s que durante meses y años, pasáis por este blog.

¡¡¡Buen verano, y nos vemos a la vuelta!!! 

Ingredientes



- 7 huevos
- 175 g. de azúcar
- 175 g. de mantequilla
- 175 g. de chocolate
- 50 g. de almendras molidas
- 100 g. de harina
- una pizca de sal
- mermelada de albaricoque




Para la Cobertura



- 150 g. de chocolate de cobertura
- 60 cucharadas de mantequilla
- 30 g. de miel




Preparación


- Separar las yemas de los huevos de las claras, y batir éstas a punto de nieve. Reservar.

- Batir la mantequilla con el azúcar hasta lograr una textura cremosa e ir incorporando las yemas de una en una. No incorporar la siguiente, hasta que no esté integrada la anterior.

- Fundir el chocolate en el microondas. Dejar templar e incorporar a la mezcla anterior.

- Mezclar la harina y la sal con las almendras e incorporar con movimientos envolventes.

- Agregar un par de cucharadas de las claras a punto de nieve e integrar bien para que la mezcla no quede tan densa y a continuación ir incorporando el resto de las claras con movimientos suaves para que no se bajen.

- Verter la mezcla en un molde desmontable untado con mantequilla y harina y meter en horno precalentado a 175º durante 10 minutos. A continuación bajar la temperatura a 160º y hornear 30 minutos más.

- Sacar del horno y dejar templar. Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

- Una vez que haya enfriado cortar el bizcocho en tres partes y cubrir con la mermelada de albaricoque las dos capas resultantes.

- Preparar la cobertura fundiendo el chocolate con la mantequilla y la miel y cubrir la sacher con la mezcla bien caliente.

- Adornar con frutas, con la palabra Sacher, con flores o al gusto.

- Meter en el frigorífico y servir fría.


martes, 24 de junio de 2014

PAN DE MOLDE DE DOS SABORES (CON MERMELADA DE MORAS)


El pan hecho en casa es un auténtico lujo.
 No tiene nada que ver con los panes comprados, por buenos que sean,
 pero si rico es el pan casero básico, los enriquecidos con mantequilla y algún otro ingrediente dulce,como los Panecillos Hokkaido,  
 Este es el caso del pan de molde básico (ver receta),
 que si se prepara con mermelada, además de buenísimo
 será un espectáculo cuando se presente en la mesa.

Ingredientes 


Para la Masa Blanca


- 150 g. de harina
- 40 g. de agua
- 40 g. de leche
- 15 g. de mantequilla
- 30 g. de azúcar
- una pizca de sal
- 3 g. de levadura de panadería


Para la Masa de Moras


- 150 g. de harina
- 100 g. de mermelada de moras
- 15 g. de mantequilla
- una pizca de sal
- 3 g. de levadura de panadería


Preparación


- Hacer las dos masas por separado:

- Para hacer la masa blanca, poner la harina en un recipiente amplio y hacer un hueco en el medio.

- Echar el resto de ingredientes en el medio y amasar hasta que se integren todos los ingredientes. 

- Dejar reposar la masa tapada unos 10 minutos para facilitar el amasado.

- Pasado este tiempo, sacar la masa a la mesa de trabajo enharinada y amasar hasta lograr una textura suave y lisa. Esta es una masa que al principio resulta algo pegajosa, pero después de haberla amasado unos 10 minutos, resulta una masa muy manejable.

- Meter en un bol tapada con papel film y dejar fermentar durante 1 hora y media o 2 horas o hasta ver que la masa ha doblado su volumen y al presionar un poco con el dedo, deja una pequeña huella.

- Seguir el mismo procedimiento con la masa de color, cambiando los líquidos por la mermelada de moras.

- En cuanto las dos masas hayan duplicado su tamaño, amasar de nuevo cada una de ellas por separado, hasta desgasificarlas.

- Estirar la masa blanca de forma rectangular y hacer lo mismo con la masa de color procurando que sean del mismo tamaño.

- Colocar la masa de color sobre la masa blanca y aplastar un poco con el rodillo para que queden bien pegadas una a la otra.



- Enrollar procurando que la masa quede bien apretada y meter en un molde untado de mantequilla.


- Tapar con un papel film y dejar fermentar unas 2 horas o hasta que se vea que la masa ha doblado con creces su volumen.

- Pincelar con leche y hornear a 220º,  35 minutos. Si se ve que se dora demasiado, tapar con papel de aluminio.

- Finalizada la cocción, sacar con cuidado del molde y dejar enfriar sobre una rejilla.

- Se puede cortar en porciones y congelar para disponer de un pan tierno en cualquier momento.