viernes, 20 de abril de 2018

Bica Blanca de Laza (Receta Básica)


Cuando me encuentro con bastantes claras de huevo (que congelo cuando sobran de otras preparaciones) suelo hacer la bica de Laza.

 En su día ya publiqué una Bica Blanca de Laza  
pero como en todas las recetas, existen diferentes variantes.

 En esa ocasión, entre sus ingredientes aparece el yogur, la leche evaporada y un toque de ralladura de limón, dando como resultado final un bocado exquisito.

La receta de hoy, está elaborada con los ingredientes básicos y no sabría por cual de los dos decantarme... 

 Lo ideal: hacer las dos y disfrutar  ;-)

Ingredientes


- 6 claras de huevo
- 350 g. de azúcar
- 400 g. de nata
- 350 g. de harina
- una pizca de sal
- azúcar para añadir por encima de la bica


Preparación


- Batir las claras de huevo a punto de nieve (que deberán estar a temperatura ambiente para que monten bien).

- Cuando las claras estén bien montadas, incorporar el azúcar poco a poco, y continuar batiendo para formar un punto de nieve firme. 

- Sacar a un bol y reservar.

- Montar la nata (que al contrario de las claras, deberá estar muy fría para que monte bien. Para ello, se puede meter 10/15 minutos en el congelador).

- Cuando la nata esté montada, mezclar con las claras suavemente, con movimientos envolventes.

- Incorporar la harina y la sal tamizadas, e ir añadiéndo a la mezcla anterior en 3 ó 4 veces, y mezclando con cuidado, para que no se baje el volumen de las claras.

- Forrar un molde rectangular con papel vegetal, y verter la mezcla de la bica.

- Añadir por encima abundante azúcar para que se forme una costra crujiente.

- Meter en horno precalentado a 170º y hornear unos 30 minutos, o hasta que al pinchar en el centro, la aguja salga seca.

- Sacar del horno, dejar atemperar un poco dentro del molde, y pasados unos minutos sacar la bica con la ayuda del papel vegetal, para que se enfríe totalmente sobre una rejilla metálica.

- Lo típico de la bica, es presentarla con el papel del horneado.


lunes, 16 de abril de 2018

Codillos Guisados


El de hoy, es un plato tradicional que apetece en cualquier época del año.
 La carne queda tan tierna y melosa, que a todos gusta.
 Por otro lado, es una pieza de carne muy económica, y su elaboración es muy básica.
 Si se hacen en olla rápida, en 20 minutos estarán cocinados y cunden mucho. 
¿Se puede pedir más?

Ingredientes


- 4 codillos
- sal y pimienta
- 1 cebolla
- 1 pimiento rojo
- 2 zanahorias
- 1 puerro (la parte blanca)
- 1 ó 2 cayenas (se pueden suprimir si no gusta el picante)
- 1 cucharada de pimentón
- 4 dientes de ajo
- un puñadito de perejil
- 1/2 vaso de vino blanco
- 1/2 vaso de coñac



Preparación


- Si los codillos fueran muy grandes, pedir al carnicero que los parta por la mitad. Cocerán mejor y las raciones serán más apropiadas.


- Salpimentar los codillos y dorarlos en aceite bien caliente para sellarlos y evitar así que pierdan su jugo en la cocción.

- Sacar los codillos a una bandeja y dejar a la espera. Si el aceite de freir éstos, estuviera muy quemado, cambiarlo por uno nuevo.

- Picar finamente la cebolla, pimiento, zanahorias y puerro y freir, junto con la cayena, a fuego medio hasta que las verduras estén bien doraditas.

- Machacar en el mortero los ajos y el perejil con un poco de sal y desleir con el vino blanco y coñac.

- Cuando las verduras estén en su punto, echar el pimentón y rehogar un poco con cuidado de que éste no se queme.

- Incorporar el majado del mortero. Mezclar con todos los ingredientes y dejar unos segundos para que el alcohol se evapore.

- Introducir en la cazuela los codillos y mezclar con la salsa.

- Cubrir con agua o caldo de carne y cocer a fuego suave el tiempo necesario (en olla programable, son 20 minutos) hasta que al pincharlos, la carne no ofrezca resistencia (se ve que están cocidos, cuando la carne comienza a desprenderse del hueso).

- Apagar el fuego y dejar reposar una media hora antes de servir. Este tipo de guisos está mejor de un día para otro.