miércoles, 21 de junio de 2017

Boquerones (Bocartes) en Vinagre


El verano invita a salir de casa. Disfrutar de los días largos. Del sol, del mar o la montaña...
De las calles de las ciudades llenas de colorido. De terrazas llenas de gente, aprovechando los pocos meses de buen tiempo, sin prisa... 

Es época de platos frescos, ligeros y sin complicaciones. Platos que se puedan preparar con antelación para poder llegar a casa y sentarse a la mesa sin tener que acercarse a los fogones, pero que continúen siendo saludables, porque también en verano, hay que cuidarse :-)

La receta de hoy es un poco "entretenida" pero muy sencilla, y si nos organizamos bien, se puede disfrutar de un plato de lujo con muy poco esfuerzo.

Para preparar estos boquerones, es básico que estén muy frescos y que los ingredientes sean de muy buena calidad (el vinagre y el aceite). También es muy importante que queden bien lavados, sin que suelten nada de sangre, para que al final resulten muy blancos.

Es necesaria su congelación para evitar el posible anisakis, (por ello lleva más tiempo su preparación), pero en realidad, como observaréis en la receta, sólamente consta de cuatro pasos: limpiar el pescado (os puede quitar la espina el pescadero si no sabéis), lavar, congelar y aliñar. 

Hacer una buena cantidad, porque al estar en aceite y en el frigorífico, aguantan perfectamente 15 días (aunque se comerán antes)
 y son tan exquisitos, que tendréis que volver a preparar otra tanda...




Ingredientes


- 1 kg. de boquerones (en Asturias, bocartes),
- 300 ml. de vinagre de manzana o vino blanco
- 100 ml. de agua
- sal
- 6 dientes de ajo
- un puñado de perejil fresco
- aceite de oliva virgen 


Preparación


- Para elaborar este plato, es muy importante que los boquerones estén muy frescos: de carne prieta, ojos transparentes y piel brillante.

- En primer lugar, hay que quitar la cabeza, tripa y espinas, para obtener unos lomos totalmente limpios.



- Lavar bien los lomos en abundante agua fría con unos hielos si fuera necesario, hasta que suelten toda la sangre.

- Secar bien con papel absorbente y colocar en un recipiente amplio.

- Congelar 24 horas para eliminar el posible anisakis.

- Pasado este tiempo, descongelar (mejor en el frigorífico).

- Cuando hayan descongelado, colocar en una fuente una capa de lomos de boquerones, con la piel hacia abajo.

- Echar un poco de sal y cubrir con la mezcla de vinagre y agua.

- Continuar con este proceso, hasta terminar de colocar todos los boquerones.

- Deben quedar bien cubiertos con la mezcla de vinagre y agua. Si no fuera así, añadir la cantidad necesaria en al misma proporción.

- Tapar el recipiente y dejar en el frigorífico 12 horas.

- Pasado este tiempo, los boquerones tendrán la carne blanca y tersa.

- Escurrir bien el vinagre y colocar en otro recipiente (mejor de cristal y con tapa) con la piel hacia abajo.



- Colocar una capa de lomos, aderezar con ajo y perejil picados y cubrir con un buen aceite de oliva virgen (este aceite, cuando se terminan los boquerones, no se tira. Se cuela y se utiliza para aliñar ensaladas).



- Continuar distribuyendo por capas los boquerones con ajo, perejil y aceite.

- Dejar reposar tapados en el frigorífico 12 horas y ya estarán listos para disfrutar de unos deliciosos y saludables aperitivos.

- Conservar en el frigorífico y sacar el recipiente con un poco de antelación, para que el aceite adquiera de nuevo su transparencia.






jueves, 15 de junio de 2017

Pan Chino al Vapor (Mantou)

Los que me conocéis, sabéis que me encanta hacer pan o cualquier tipo de masas, ya sean dulces o saladas.

 Hacía tiempo que tenía ganas de hacer este tipo de pan chino al vapor,
 pero lo fui alargando porque no confiaba demasiado en que pudiera quedar bien cocido.

 Pues el resultado es un pan tierno, bien cocido, y con una miga estupenda.

 Se puede tomar con mantequilla y mermelada, resultando un desayuno o merienda estupendos,
 así como también admite platos salados.

 No es un pan de sabor extraordinario, pero está bueno, y en esta época, en que poco apetece
 encender el horno, es una alternativa para seguir disfrutando de un rico bocado, sin tener que soportar la temperatura del horno, añadida a los calores del verano ;-)




Ingredientes


- 500 g. de harina de fuerza
- 10 g. de sal
- 50 g. de mantequilla
- 300 ml. de leche tibia
- 15 g. de levadura de panadería
- un poco de aceite de oliva, para pincelar la masa



Preparación


- Poner en un bol amplio la harina y la sal y hacer un hueco en el centro.

- Fundir la mantequilla en el microondas y dejar que baje la temperatura hasta que esté templada.

- Templar la leche y añadir la levadura. Disolver y echar en el centro de la harina, junto con la mantequilla templada.

- Mezclar bien todos los ingredientes, y cuando la harina haya absorbido todo el líquido, amasar hasta que el bol quede limpio.

- Sacar la masa a la mesa de trabajo y trabajarla unos 10 minutos o hasta ver que ya está suave y elástica.

- Meter la masa en el bol untado con un poco de aceite, y tapar con papel film. Dejar levar durante 1 hora, o hasta que doble su volumen (depende de la temperatura ambiente).

- Amasar de nuevo hasta sacar todo el aire y estirar con el rodillo de forma rectangular.

- Pincelar la superficie de la masa con un poco de aceite.



- Enrollar la masa 



- Cortar en 6 porciones iguales.



- Colocarlos en el cestillo o bandeja de la vaporera que se vaya a utilizar (yo utilicé el varoma de la Thermomix), sobre cuadraditos de papel de horno para que no se peguen, y un poco separados entre sí, ya que al levar de nuevo, crecerán.



- Tapar la bandeja y dejar levar unos 30 minutos, o hasta ver que ya han crecido.

- Cocer al vapor durante 15 minutos, sin abrir en ningún momento la tapa, ni reducir tampoco la temperatura del agua.

- Cuando haya pasado este tiempo, dejar reposar unos minutos, y servir templados.