martes, 3 de mayo de 2016

Garbanzos con Callos


Antes de que comience el calor (que aquí en Asturias suele hacerse de rogar),
 hay que aprovechar para tomar esos platos de cuchara tan suculentos,
 y que en la época veraniega, ya no apetecen.

 No hace mucho, publiqué la receta de los Callos a la Asturiana, (ver receta)
 que a quién le guste este tipo de platos, son exquisitos,
 y no menos exquisitos, son los garbanzos con callos.
 De modo que, si tenéis unos buenos callos y os sobra alguno, aquí está un plato de legumbre
 para quitarse el sombrero :-)

Ingredientes


- 500 g. de garbanzos
- 400 g. de callos (ver receta)
- 1 cebolla
- 1 zanahoria
- 1 puerro 
- 1 diente de ajo
- unas ramas de perejil
- 1 hoja de laurel
- unas hebras de azafrán


Preparación


- Poner los garbanzos a remojar la note anterior en abundante agua fría.

- Al día siguiente, eliminar el agua del remojo de los garbanzos y aclararlos con abundante agua fría.

- Poner una cazuela con el agua suficiente para que cubra los callos. Llevar a ebullición y añadir la cebolla, zanahoria, puerro, ajo, perejil y laurel.

- Cuando rompa el hervor, incorporar los garbanzos y el azafrán y dejar cocer el tiempo necesario hasta que estén tiernos (en una olla rápida, necesitarán unos 20 minutos).

- Cuando estén cocidos, sacar las hortalizas, hacer un puré con ellas e incorporar a los garbanzos.

- Remover para que se mezclen con los garbanzos y añadir la sal necesaria.

- Comprobar cómo está de caldosos, y si fuera necesario, añadir un poco de agua, o caldo de carne si se tiene.

- Dejar cocer unos 15 minutos para que se mezclen bien todos los sabores, y servir bien calientes. 


viernes, 29 de abril de 2016

Tarta Fría de Mango


Se acerca el día de la Madre y hay que celebrarlo con algo dulce :-)

  La mía, ya es muy mayor, y hace tiempo que los papeles se han invertido:
 ahora yo soy la protectora, quien la cuida y se desvela por su salud y bienestar, pero la vida es esto:
 tiene un Orden Natural en donde las noches dan paso al día, la primavera al verano, y las mareas suben y bajan incansablemente a cada 6 horas sin que nadie pueda detenerlas...

 No, el ciclo de la vida no se detiene,
 y ese Orden Natural, generalmente, se encarga de poner las cosas en su sitio...

 El cordón umbilical que nos une a una Madre, es indestructible y esa "misteriosa" unión,
 forma parte de nosotros, incluso, más allá de la vida... 

¡¡¡Para ti, mamá, para que el ocaso de tu vida, sea un poco más dulce!!

Ingredientes


- 1 paquete de bizcochos de soletilla
- 2 mangos grandes y maduros
- 7 hojas de gelatina
- 400 g. de nata
- 150 g. de azúcar glas
- 300 g. de queso crema
- 1 limón (ralladura y zumo)



Almíbar especiado para remojar los bizcochos


- 200 g. de agua
- 200 g. de azúcar
- 1 palito de canela
- 3 clavos de olor
- 1 cucharadita de anises (matalauva)
- 2 vainas de cardamomo (sus semillas)


Preparación del almíbar


- Poner todos los ingredientes del almíbar en un recipiente a fuego medio, removiendo hasta que el azúcar se disuelva y dejar al fuego unos 15 minutos, o hasta ver que espesa.

- Apagar el fuego, y dejar en reposo para que el almíbar se infusione bien y las especias desprendan sus aromas (se puede hacer de un día para otro).

- Colar y reservar el almíbar.


Preparación de la tarta


- Poner la gelatina a hidratar en agua fría.

- Cubrir el fondo de un molde desmontable con los bizcochos suficientes para que tapen bien toda la superficie.

- Empapar bien los bizcochos con el almíbar especiado, con la ayuda de una brocha y dejar a la espera.

- Montar la nata y antes de terminar de montarla, añadir el azúcar glas. Continuar batiendo hasta que esté bien montada (para que monte bien, debe estar muy fría. Se puede meter unos minutos en el congelador).

- Batir el queso crema e incorporar a la nata montada, mezclándolo con movimientos envolventes para evitar que la nata pierda su volumen.

- Pelar los mangos y batir la pulpa de uno de ellos hasta convertirlo en puré.

- Cortar la mitad del otro en dados e incorporarlo al puré (de este modo, se encontrará en la crema de la tarta la textura de los trocitos). Dejar la otra mitad a la espera, para utilizarla como adorno de la tarta.

- Calentar la mitad del puré del mango en el microondas, hasta que rompa a hervir e incorporar las hojas de gelatina bien escurridas del agua. Remover la mezcla, hasta que la gelatina quede disuelta y mezclar con el resto del puré para atemperarlo.

- Incorporar el puré de mango  a la crema de queso y nata y mezclar hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

- Echar la mitad de la crema sobre la capa de bizcochos que se tenían preparados.

- Colocar  otra capa de bizcochos sobre la crema y empaparlos de nuevo con el almíbar especiado.

- Verter sobre ellos el resto de la crema y meter unos 30 minutos en el frigorífico, para que la crema adquiera un poco de consistencia.

- Cortar el resto del mango en lonchas finas y distribuir sobre la tarta.

- Meter de nuevo en el frigorífico y dejar unas horas para que la gelatina adquiera la consistencia necesaria (mejor de un día para otro).