martes, 21 de marzo de 2017

Caballas en Adobo


Es época de caballa o verdel (en Asturias xarda).

 Hay que aprovechar a consumir este rico pescado para disfrutar de sus saludables beneficios,
 así como para disfrutar de su sabor.

 Se presta a multitud de preparaciones. Siendo una de las más típicas la Empanada de Caballa 
pero en este caso, las preparé en adobo.

 Son un poco "entretenidas" de elaborar, pero de este modo, si hay niños, ancianos, o impacientes
 con las espinas del pescado, no hay complicaciones a la hora de comer,
 y es un bocado lleno de aromas y sabor.

Ingredientes


- 1 kg. de caballas
- un puñadito de sal
- 4 dientes de ajo
- 1 cuchta. de cilantro en grano
- 1 cuchta. de comino en grano
- 1 cuchta. de pimienta blanca en grano
- 2 cucharadas de perejil picado
- 1 cuchta. de orégano seco
- 1 cuchta. de eneldo seco
- 1 cucharada de pimentón dulce
- 1 cucharada de pimentón picante
- 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 5 cucharadas de vinagre
- harina y huevo para rebozar


Preparación


- Poner en un mortero la sal, ajos, cinlantro, comino, pimienta y perejil y machacar hasta obtener una pasta.

- Incorporar el resto de ingredientes y mezclar hasta que todo quede bien integrado.

- Lavar y quitar las espinas y cabeza a las caballas.




- Para ello, sacar la espina central y dejar los dos lomos limpios.



- A continuación, cortar cada uno de los lomos en dos, en sentido vertical, eliminando las pequeñas espinas centrales, y las que tienen por los lados.



- Cortar  los cuatro lomos obtenidos por la mitad (a lo ancho) para obtener unos bastoncitos que sean cómodos de freir y de comer.

- Aderezar generosamente el pescado con el adobo y dejar tapado en el frigorífico al menos un par de horas (puede ser de un día para otro).




- Rebozar los trocitos de caballa en harina y huevo, y freir en abundante aceite caliente.

- Servir solos o acompañados con salsa mayonesa, o la salsa que guste.



miércoles, 15 de marzo de 2017

Magdalenas de Aceite


En casa, para desayunos o meriendas, es difícil que entre ningún tipo de bollería comercial,
 por lo que magdalenas o bizcochos es habitual que estén en mi despensa.

 Este día vi que mi amiga Mamen "Las Cosas de la Mamma"  
publicaba estas magdalenas con aceite, o Magdalenas con Licor de Avellanas y decidí
 ponerme de inmediato con ellas, ya que yo las suelo hacer con mantequilla o nata (ver receta).

 Como cada maestrillo tiene su librillo, yo las hago igual que ella,
 con la pequeña variante de meter la masa en el frigorífico un tiempo antes del horneado, pero el resultado, como bien comenta Mamen, está garantizado: esponjosas, con copete y exquisitas :-)

Ingredientes


- 4 huevos
- 200 g. de azúcar
- 50 ml. del licor que guste (avellanas, ron, leche, etc)
- 50 ml. de zumo de naranja
- ralladura de naranja
- 200 ml. de aceite de oliva sabor suave
- 200 g. de harina de repostería
- 9 g. de levadura química
- una pizca de sal


Preparación


- Batir los huevos, que estarán a temperatura ambiente, con el azúcar hasta que blanqueen y doblen su volumen.

- Añadir el licor, zumo, ralladura y el aceite suavemente para que no baje el volumen de los huevos, y mezclar.

- Tamizar la harina, levadura y sal e incorporar a la mezcla anterior, mezclando de nuevo suavemente.

- Meter la mezcla en el frigorífico durante 1 hora (puede guardarse de un día para otro).

- Sacar del frigorífico y rellenar las capsulas de las magdalenas hasta sus 3/4 partes.

- Colocar las capsulas de papel dentro de moldes rígidos de metal, y espolvorear con abundante azúcar, pepitas de chocolate, frutos secos, o lo que guste.

- Meter en horno precalentado a 220º y bajar la temperatura a 200º .

- Hornear unos 15 minutos, o hasta ver que ya están doradas, y al pinchar con una brocheta en el centro, ésta salga seca.

- Sacar de los moldes y dejar enfriar sobre una rejilla metálica.