domingo, 23 de noviembre de 2014

Pan de Centeno con Masa Madre de Centeno, Nueces y Uvas Pasas


El pan de centeno, unido a las nueces y las uvas pasas,
 es uno de los panes más populares y ricos.
 Si a este pan se le añade la elaboración con la Masa Madre Integral de Centeno,
 se convierte en un auténtico lujo.

Ingredientes


- 200 g. de masa madre integral de centeno (ver receta)
- 150 g. de harina de centeno integral
- 250 g. de harina de fuerza
- 1 cucharada de malta
- 240 g. de agua
- 3 g. de levadura seca de panadería
- 1 cucharada de miel
- 1 cucharada de lecitina de soja
- 13 g. de sal
- 100 g. de nueces
- 100 g. de uvas pasas


Preparación


- Poner  a hervir el agua junto con la malta, un minuto. Filtrar y dejar enfriar.

- Cuando el agua haya enfriado, hacer la masa del pan.

- Echar en un recipiente amplio todos los ingredientes, excepto los frutos secos y la sal. Como es una masa bastante pegajosa, se pueden dar amasados cortos y reposos largos, de este modo la masa se amasa prácticamente sola. También se puede amasar en Thermomix dándole el mismo tratamiento: amasar en V. espiga unos segundos y dejar reposar unos 10 minutos. Repetir el procedimiento 3 ó 4 veces. De este modo, la masa será muy manejable sin necesidad de tener que amasar por mucho tiempo en la máquina y evitar de este modo que la masa se caliente.

- A mitad del proceso del amasado, añadir la sal y continuar amasando.

- Cuando la masa ya esté suave y elástica, estirarla y añadir los frutos secos.

- Amasar de nuevo hasta que las nueces y las pasas estén bien integradas en la masa, darle forma de bola, colocar en un recipiente untado con un poco de aceite y tapar con un paño de cocina o papel film.

- Dejar en un lugar cálido hasta que casi doble su volumen.

- Cuando la masa haya levado, sacar a la mesa de trabajo untada con un poco de aceite para no añadir más harina y poder manejarla sin que se pegue a las manos.

- Darle forma de hogaza o de barra procurando no desgasificar demasiado la masa, colocar sobre un paño de lino bien enharinado o un banettone y tapar con film o un paño de cocina.

- Dejar levar hasta ver que está a punto para ser metida en el horno.

- Cuando haya levado, darle unos cortes y meter en horno precalentado a 250º durante 10 minutos.

- Pasados los 10 primeros minutos, bajar la temperatura del horno a 220º y hornear 35 minutos más.

- Para lograr una corteza crujiente, poner en la base del horno un recipiente con agua para crear vapor o pulverizar las paredes del horno 4 ó 5 veces durante la cocción.

- Pasados los 10 minutos, sacar el recipiente del horno para cortar el vapor o dejar de pulverizar.

- Una vez cocido el pan (se sabrá que está cocido si al golpear en la base ésta suena a hueco), sacar, colocar sobre una rejilla y dejar que se enfríe totalmente.



viernes, 21 de noviembre de 2014

Bizcocho de Mandarinas


Hay que consumir frutas de temporada,
 ya que es cuando están en su punto optimo de sabor, maduración, y precio.
 Las mandarinas en este momento, son una auténtica delicia.
 A mi me las envían directamente de Valencia desde hace 4 años y estoy encantada.


Naranja Extrema es una empresa familiar, con una seriedad y calidad de producto
 que es lo que hace que en cuanto llega la temporada hasta que finaliza,
les lleguen un montón de pedidos por mi parte durante toda la campaña,
 pues es un lujo hacer el pedido, y en cuestión de 24 horas, que llegue la caja a casa habiendo recogido
 las naranjas del árbol pocas horas antes.
 Las naranjas son totalmente naturales, sin ningún tratamiento químico
 y el sabor es incomparable con cualquier tipo de naranja que se pueda comprar en el mercado,
 ya que los intermediarios, tratan la fruta en sus almacenes, sometiéndolas a procesos de maduración artificiales, ceras y tratamientos para su mejor conservación y aspecto, lo que hace que el sabor y el aroma no sean los mismos que cuando el producto es natural. 

Quiero aclarar, que esta es una información totalmente desinteresada
 y los que me seguís, sabéis que en mi blog nunca hay publicidad.
 Simplemente lo hago, porque mi experiencia desde hace años con esta empresa es tan positiva,
 que al igual que comparto mis recetas,
 ésta no deja de ser otra de mis facetas relacionadas con la cocina
 que también quería compartir,
 por si le pudiera ser de utilidad a alguien de los que os asomáis a Dulce y Salado.

Ingredientes


- 3 mandarinas
- 220 g. de azúcar
- 4 huevos
- 100 g. de mantequilla en pomada
- 230 g. de harina
- 1 sobre de levadura
- una pizca de sal


Para la glasa


- 200 g. de azúcar glas
- 2 cucharadas de zumo de mandarina


Preparación


- Echar el azúcar y la piel de 1 mandarina en cualquier robot de cocina y batir hasta que la piel de mandarina quede pulverizada.

- Añadir las 3 mandarinas peladas y batir de nuevo hasta que queden como un puré.

- Incorporar los huevos y continuar batiendo, hasta que éstos doblen su volumen.

- Añadir la mantequilla en pomada, y mezclar suavemente para que no se baje el volumen de los huevos.

- Hacer lo mismo con la harina tamizada junto con la levadura y la sal.

- Cuando esté bien integrada toda la mezcla, verter el contenido en un molde untado de mantequilla y harina y meter en horno precalentado a 170º durante 30 minutos, o hasta que al pinchar en el centro del bizcocho, la aguja salga seca.



- Una vez que esté cocido, sacar del horno, dejar templar, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

- Cuando esté totalmente frio, bañarlo con la glasa de mandarina, mezclando el azúcar con el zumo de mandarina. Debe quedar una textura consistente (como si fuera una bechamel), por lo que hay que echar el zumo poco a poco para que no quede una mezcla líquida.